Helmut-Dieter Hartmann, nacido el año de 1928, es asesor de empresas, y trabajó como empresario a nivel internacional desde 1972 hasta 1992. Su reclutamiento al servicio militar a la edad de 15 años, siendo aún un alumno de la escuela secundaria -Hoffmann v. Fallersleben- en Brunswick, y el hecho de que por ello tuvo que abandonar sus estudios, inevitablemente le dio a su carrera profesional un giro imprevisto no deseado. Pese a ello salió adelante en su carrera hasta 1996 y también más adelante, incluso hasta el día de hoy.

 

El contacto personal con la guerra y los temores, terrores y crueldades que trae consigo llegó a ser una experiencia que le caló hondo. El camino de vida del autor, que hizo de la Biblia el centro de su vida y de sus pensamientos, estuvo caracterizado por una búsqueda continua de una identidad religiosa.

 

Después de haber sido bautizado como evangélico luterano, recibió su primera formación a la edad de cinco y seis años, cuando su abuela lo introdujo a la Ciencia Cristiana y las proclamaciones de Mary Baker Eddy. Después de la Confirmación durante la Alemania nazi, el culto católico con su proclamación esplendorosa y colorida ejerció una gran atracción sobre el autor. Razones profesionales despertaron su interés por la psicología, y en esto tuvieron finalmente una importancia formativa los escritos de Victor E. Frankls, Viena. A eso le siguieron dos años de estudio privado intenso de filosofía y filosofía religiosa en la universidad de Brunswick.

 

Este desarrollo estuvo acompañado del contacto con la masonería, en la cual el autor estuvo activo durante más de 40 años, alcanzando así una posición de honor en la Gran Logia Masónica Británica de Alemania. (Eclesiastés 12,8)1

El encuentro con SUBUD (Susilah Budhi Dharma), un movimiento fraternal de Pak Subuh, Indonesia, que a través de Inglaterra también llegó a establecerse en Alemania, vino a ser otro aspecto más de la búsqueda. SUBUD se puede describir brevemente como una técnica que enseña un mejor entendimiento de la religión en la cual uno ha nacido. El hecho de que algunos responsables pretendían ser perfectos en el encuentro de la verdad (1 Corintios 3,19)2, llegó a ser finalmente piedra de tropiezo en el camino en busca de hogar religioso en SUBUD.

Se formó un vacío.

Por eso, después de una mudanza, agradecidamente se aceptó la posibilidad de poder entrar en contacto con la Iglesia Evangélica-Luterana de Hanover y de profundizarlo activamente.

Aún quedaban preguntas pendientes, pero también estaba allí el ansia de hallar respuestas.

-- 

 

1 "Todo es completamente vanidoso, dice el congregador, completamente vanidoso."

2 "Porque la sabiduría de este mundo es necedad para con Dios." Porque está escrito: "Él prende a los sabios en su propia sensatez." (Job 5,13)